Las camisetas Nike del Mundial serán de botellas recicladas.

Nike dijo que las camisetas de las nueve selecciones que llevan su marca, incluida la de Brasil, uno de los grandes candidatos al título, estarían hechas de poliéster reciclado de botellas usadas.

Cada camiseta usaría hasta ocho botellas de plástico recogidas en vertederos japoneses y taiwaneses, dijo Nike, el mayor productor de artículos deportivos del mundo.

Las casacas de los nueve equipos, entre los que también se incluye Portugal, Holanda y Estados Unidos, llevarán el nuevo material.

Nike dice que el equipamiento mantendrá a los jugadores más secos y frescos que las camisetas anteriores, a la vez que reduce el consumo de energía en su fabricación un 30 por ciento frente al poliéster normal.

Un total de 32 equipos disputarán el Mundial que comienza el 11 de junio.

Para la fabricación de las camisetas, que también ser venderán a los aficionados, se han usado 13 millones de botellas de plástico, suficientes para rellenar 29 campos de fútbol, dijo la empresa estadounidense en una nota para los medios.

Las botellas se derritieron para producir hilo de poliéster, que según Nike asegurará un equipamiento más ecológico que nunca.

“Estamos equipando a los atletas con uniformes recientemente diseñados que no sólo tienen un aspecto fantástico y ofrece beneficios en su resultado, sino que también están hechos con materiales reciclados, creando menos impacto en nuestro medio ambiente”, dijo Charlie Denson, presidente de Nike Brand.

Nike, que domina las ventas en atletismo y baloncesto, está organizando una gran campaña para conseguir una mayor participación en el fútbol, el deporte más popular del mundo.

La compañía dijo a Reuters esta semana que organizaría una agresiva campaña de marketing en el Mundial contra su rival Adidas, el líder del mercado.

Sudáfrica ha dicho que se espera que las emisiones de carbono generadas en el Mundial crezcan respecto a las del torneo de 2006 en Alemania, pero que invertirá en créditos de carbono para mitigar el impacto.

Casi el siete por ciento de las emisiones procederán de los viajes aéreos a este destino. (Reuters).

Trackbacks