CEO de Bosch: Los vehículos eléctricos no son climáticamente neutros

Imagen: alexeynovikov – Depositphotos.

Las críticas expresadas por el número uno de Toyota, Akio Toyoda, a la movilidad eléctrica parecen haber abierto un debate no exento de consecuencias en el sector del automóvil.

Después de las palabras del gerente japonés, el presidente de Bosch, Franz Fehrenbach, ha criticado la actitud política, inclinada a favorecer los vehículos eléctricos.

En una entrevista con el Stuttgarter Nachrichten, el CEO del principal proveedor de componentes del mundo culpó a los legisladores europeos de la «inadecuada e injustificada preferencia» por los automóviles eléctricos, promovida «en detrimento del motor de combustión interna y en detrimento del clima«.

Fehrenbach dejó claro que no está en contra de la electricidad. Sus críticas se dirigen al enfoque de los políticos y también al sector automovilístico, que en su opinión debería poner «barricadas» para defender sus posiciones.

El gerente alemán explicó las razones de su crítica, refiriéndose sobre todo al problema de la mezcla de energía que ya había sido destacado por Toyoda.

Contrariamente a lo que se ha dicho, en la composición actual de la generación de electricidad en Alemania y Europa, «la electricidad no es neutra para el clima«. «Sin embargo«, señaló, «son tratados como vehículos de CO2-neutral porque el legislador oculta el balance energético necesario para generar la energía. Además, las pilas de baterías, para cuya producción se necesita una gran cantidad de electricidad, proceden principalmente de la región de Asia, donde una parte muy elevada de la electricidad sigue procediendo de centrales eléctricas de carbón«.

Todas estas emisiones, en su opinión, no estarían presentes en la información de CO2 de los vehículos eléctricos.

El mercado aún no está listo. Fehrenbach señaló otras cuestiones críticas que ya han sido objeto de algunas quejas de importantes figuras de la industria.

Por ejemplo, el mercado «aún no está listo» para la adopción masiva de vehículos eléctricos. Sobre todo, la infraestructura de carga deja mucho que desear, particularmente en Alemania: «Si realmente quisiéramos tener un millón de puntos de carga para el 2030, tendríamos que instalar 2.000 cada semana. Hoy en día hay en realidad 200, y eso es sólo en Alemania

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!