Los instaladores de energía fotovoltaica en alerta, se agotan los suministros

El sector de la energía fotovoltaica para tejados está «desesperado por los paneles», ya que se están agotando los suministros.

La escasez de suministro de paneles en todo el mundo ha provocado que los instaladores locales cada vez tengan más problemas para acceder al material para las instalaciones fotovoltaicas, en medio de las advertencias de que las importaciones podrían agotarse por completo en un periodo corto de tiempo, provocando la cancelación de proyectos.

El problema con los paneles de origen chino.

El problema se concentra en los precios y suministro de paneles fotovoltaicos, derivados de la escasez mundial de materias primas como el polisilicio, el vidrio y la plata, y agravados por el aumento de los costes de envío y, más recientemente, por una crisis energética en China.

Esto está provocando que los costes de fabricación de los módulos solares fotovoltaicos se disparen de 0,20 dólares por vatio pico (Wp) en 2020 a entre 0,26 y 0,28 dólares por Wp en la segunda mitad de 2021, los niveles más altos desde 2017.

Y eso pone a muchos instaladores en la tesitura de decidir si reducir sus márgenes, retrasar los proyectos o aumentar los precios a sus clientes.

Está teniendo un gran impacto en los proyectos solares a gran escala, con el sector plagado de rumores de grandes retrasos debido a las demoras en las entregas de módulos.

En muchos países se registran caídas en las instalaciones entre septiembre y octubre.

Los instaladores no sólo no tienen suficientes paneles para realizar sus instalaciones previstas, sino que los que pueden comprar son entre un 30% y un 50% más caros que a mediados de año.

Los instaladores están recurriendo a los fabricantes locales, pero no es suficiente, el grueso de la fabricación se concentra en China.

La escasez y la subida de precios de las materias primas también está empezando a afectar a los fabricantes locales de paneles fotovoltaicos, cuyos gastos han aumentado entre un 3 y un 400% su factura logística sólo para llevar las materias primas a sus países. El precio de las células de silicio ha subido un 130%.

Tener fábricas locales en cada país no es la solución a este problema, ya que tendrá el mismo problema para acceder a las materias primas.

Aunque ahora esté de moda hablar de estos temas, la «cadena de suministro» siempre ha sido un reto, siempre ha sido un problema para las empresas que fabrican paneles fotovoltaicos fuera de China. Todos estos fabricantes están a merced de China, para los materiales acabados, y también para las materias primas.

En todo el mundo se habla de la cancelación de proyectos, sobre todo a escala de servicios públicos. Esos proyectos ya no son rentables. Y eso afectará a las empresas de primer nivel. Se estima que la mitad de los proyectos solares previstos para 2022 están en peligro por el aumento de los costes.