¿Qué es la obsolescencia programada?

La mayoría de los productos están “programados para morir”, y a veces es más económico adquirir uno nuevo que reparar el que ya tenemos.